Loft Mollet

Loft

 MOLLET DEL VALLÉS· BARCELONA ·

Loft en Mollet, flexibilidad y movimiento


FLEXIBILIDAD

El encargo de esta reforma consistía en transformar una consulta médica de terapias naturales de 55m2 en una vivienda para una familia, muy bien avenida, de 5 miembros. Los dueños de la consulta decidieron convertirla en su hogar para conseguir libertad financiera.
El punto de partida es una planta alargada totalmente triturada de 16x3,8m con orientación SO-NE.
Se decide abrir todo el espacio, manteniendo solo la caja cerrada del baño.
Debido a la escasez de metros cuadrados todas las zonas de la vivienda se diseñan con un alto grado de flexibilidad para poder cumplir diferentes usos.

Justo en la zona de acceso, se plantea la zona común de 18m2, compuesta por la cocina y un primer espacio equipado con una generosa mesa que permita acomodar cenas familiares, tardes de deberes o cenas con amigos. A ambos lados de este espacio central se definen, a Suroeste, la zona de los padres, y a Nordeste la zona de los hijos. Los espacios en los extremos se conectan mediante una franja continua de mobiliario de 60cm de fondo, que cambia de forma y uso en función del espacio al que responde.

La zona de los padres, de 11m2, albergará también el uso de salón. La flexibilidad se consigue mediante un mueble transformable que va más allá del clásico sofá-cama. Un estante de 40cm de fondo que esconde una cama abatible se pega a la pared, con un tablero liso de color blanco. Perpendicularmente a este mueble, se sitúa un sofá y unos bancos enfrentados. Las mesas auxiliares y taburetes se diseñan con ruedas para facilitar la transformación por las noches.

La zona de los hijos se vuelve más compleja, ya que debe alojar un dormitorio para dos gemelas, un dormitorio para el hijo mayor y, a la vez, disponer de espacio libre suficiente para realizar las actividades cuotidianas.
La pieza de 20m2 se equipa a ambos lados con unos módulos de 60cm de fondo que esconden también camas abatibles. Uno de ellos, el que esconde una cama doble, se diseña con ruedas y guías, permitiendo así su movimiento para separa el espacio en los dos dormitorios necesarios.
El módulo fijo, pegado a la medianera, incluye un gran armario ropero y unas literas abatibles para las gemelas.

Ninguna de las divisiones o muebles llegan hasta el techo por tal de aprovechar al máximo la luz natural de las fachadas opuestas. Se diseñan unas tarjetas horizontales de cristal desde 2,10 hasta 2,60cm de altura, dejando así, un paso libre para la luz.

Los acabados en blanco y madera de roble configuran un espacio neutro, cálido y luminoso que permite una convivencia tranquila a los habitantes de este pequeño, pero bien aprovechado, hogar.