Arquivistes Can Borrell

Masia
Can Borrell

vivienda unifamiliar · la roca del vallés

Rehabilitación integral de una masia tradicional catalana catalogada como patrimonio cultural del municipo.


conservando el patrimonio

La Masia de Can Borrell esta catalogada como patrimonio del municipio. Fué construida a mediados del s.XVI con los sistemas constructivos de esa época y con
materiales de la zona, muros de tapia y argamasa de 50cm de espesor, estructura de madera y acabados naturales de mortero de calcio. Antiguamente era una casa familiar dónde se usaba la planta baja como almacenaje y ganado,  y la planta primera como vivienda. Antes de recibir este encargo, la casa estuvo abandonada durante mucho tiempo, por esa razón nos encontramos con una construcción prácticamente en estado de ruina.

Hablamos de un proyecto de REHABILITACION en todos los sentidos; necesitábamos hacer habitable una edificación que no cumplía de ningún modo las condiciones de habitabilidad. Recuperar el patrimonio arquitectónico es todo un reto. Conservar la estructura vertical, los arcos, dinteles y antepechos de piedra natural, la escalera de vuelta catalana y los elementos decorativos, pero a su vez realizando una rehabilitación estructural integral para garantizar la seguridad de sus habitantes. Hablamos de una operación que consiste en dejar todos los elementos puros, eliminando todo los añadido durante el transcurso de su vida.

La paciencia y la calma son dos adjetivos que se deben mantener durante todo el proceso de la obra, de este modo te permite observar y descubrir hasta el más pequeño detalle de la edificación, detalles que si conservas dan ésta calidad y definición a la obra final.

El objeto del proyecto era realizar una división vertical, creando dos viviendas para dos hermanos dentro de la edificación actual.
Una masía tradicional catalana se define por tener tres naves de mismas dimensiones, accediendo siempre por la nave principal dónde se ubicaba la escalera para acceder a la planta superior. En nuestro caso, la nave de la derecha no existía, ya que había sido derrumbada para construir una edificación de obra nueva. Con ésta distribución, la decisión fue bastante clara, una nave para cada hermano. Al ser una casa catalogada, la fachada se debía mantener íntegra, por esa razón se crea un pequeño espacio recibidor en la entrada principal para dar acceso a las dos viviendas.

Cada vivienda dispone de dos plantas, y conservando el sistema de uso tradicional de las masías, se ubican los espacios comunes en planta baja, quedando así las habitaciones en planta primera. Un gran doble espacio común central dónde se coloca la escalera, dota de  luz y ventilación a la planta baja, relacionando visualmente las dos plantas.

patologias

Carcoma, pudricion parda y termitas

detalles

Arcos, nichos y festejadores

exterior